NUESTROS CÓMPLICES:

miércoles, 26 de abril de 2017

SHERYL CROW VUELVE A SUS ORÍGENES.


Es muy curioso como la inmensa mayoría de las singers-songwriters que emergieron en los 90 se han mantenido en la música hasta el presente, edificando carreras realmente sólidas, y todavía hoy siguen sorprendiéndonos con nuevos trabajos. Se nos ocurren algunos nombres de mujeres de esa época que abrieron las puertas a muchas otras mujeres: Sarah McLachlan, Melissa Etheridge, Tori Amos o Sheryl Crow, porque nos hemos propuesto citar solamente unas pocas. Pero el listado es interminable.
Hoy hablaremos de una de esas mujeres: SHERYL CROW, que recientemente ha vuelto a la actualidad gracias a BE MYSELF, su último álbum de estudio (el noveno, ya) que se editó el pasado viernes.
Los cinco primeros discos de Sheryl Crow que van desde 1993 a 2005 tuvieron ventas millonarias. Todos ellos son multiplatino. Pero llegó Detours (2008) y con él, la primera vez que Crow se alejaría del multiplatino. Detours (2008) fue certificado disco de Oro, unas 700.000 copias frente a las 23'5 millones que vendió de sus trabajos anteriores. Y a pesar de que fue un disco que convenció a la crítica -Todos los discos de Crow tuvieron siempre críticas muy favorables-. A nosotros nos pareció un disco alimenticio, sin más. Y fue entonces cuando advertimos cierto desgaste y que le costaría remontar con trabajos posteriores. Algo que nos confirmó con 100 Miles For Menphis (2010) (219.000 copias vendidas) y Feels Like Home (2013), su incursión en el Country que registró las ventas más bajas de toda su carrera (65.000 copias). De nuevo, las críticas fueron razonablemente buenas.



Con BE MYSELF ya nos avisa desde el título lo que nos vamos a encontrar. Esta vez se presenta "siendo ella misma", y, de paso, nos recuerda que su incursión en el Country, se quedó solo en eso. Porque este es ese trabajo con el que SHERYL CROW pretende reconciliarse con ese público que hace unos años compraba sus discos. Ya que con la crítica no necesita reconciliarse, siempre la han mimado y BE MYSELF vuelve a gustar a los críticos... Y a nosotros especialmente. Porque Crow ha sacado toda su artillería pesada llamando al productor musical Jeff Trott, responsable del sonido de algunos de sus grandes éxitos como: If It Makes You Happy, Every Day is a Winding Road o My Favorite Mistake. Canciones de su época dorada que nos recuerdan a la mejor Sheryl Crow. Este trabajo se podría haber publicado perfectamente tras The Globe Sessions (1998) y no hubiera desentonado. Es un disco intemporal, emparentado directamente con su segundo álbum homónimo de 1996 y el citado The Globe Sessions (1998), paradójicamente intemporales también a pesar de ser dos claros referentes de los 90 en la teoría. Y nos devuelve a una Sheryl Crow pletórica, en plena forma, como hacía años que no la veíamos, además de que contiene grandes canciones que están a la altura de esos grandes éxitos.
El problema es el de siempre, que los gustos cambian con el paso del tiempo y el público de hoy quizás ya no sea el mismo de hace 20 años e igual Sheryl Crow se tiene que empezar a conformar con una carrera con ventas algo más modestas. Aunque esa no es la intención de este trabajo que pretende recuperar a la que fuera una de las singers-songwriters más emblemáticas de su generación.
Los que nos seguís habitualmente ya sabéis que en EXQUISITECES las ventas de los discos nos dan un poco igual. Porque hay discos buenos y malos independientemente de las copias que vendan. Pero cuando se trata de mujeres que han vendido más de veinte millones de copias de discos entre muy buenos y excelentes, nos gusta recordarlo. Porque merecen todo nuestro respeto. Y en el caso de Sheryl Crow, es cierto que ha acumulado unas críticas maravillosas a lo largo de su carrera y este nuevo disco también las tiene. Pero no creemos que su sello discográfico actual (Warner Bros) se conforme solamente con eso. O este BE MYSELF vende, como mínimo, las 700.000 copias (disco de Oro) o es muy probable que para el próximo disco tengamos a Sheryl Crow haciendo crowfunding en Internet, cómo Paula Cole, Rachael Yamagata o Heather Nova, porque ninguna major quiera volver a grabar con ella. No deis lugar a que ocurra algo así. Este disco merece la pena.

lunes, 24 de abril de 2017

KAREN ELSON Y EL PESO.


KAREN ELSON es una de esas intérpretes-compositoras que lleva una mochila a sus espaldas que pesa como una losa. El lastre de haber tenido un pasado como Top Model, sumado a que solamente la viesen como "la señora de" Jack White, su entonces marido y padrino musical cuando debutó hace siete años. Con ese handicap, por muy injusto que nos parezca, es normal que se tengan ciertos prejuicios con su música y que necesite más tiempo para ser reconocida como músico que otras cantantes-compositoras similares, pero de orígenes diferentes.
Hay muchos críticos que nunca han valorado musicalmente lo suficiente a Patti Scialfa, sólo por ser la esposa de Bruce Springsteen, y es una gran músico que se merece ese reconocimiento que le han negado. Y eso que Patti Scialfa nunca tuvo un pasado como Supermodelo. Porque, por desgracia, ser modelo es una profesión muy ingrata que acaba convirtiéndose en un estigma para muchas mujeres, cuando se acercan a la madurez e intentan reciclarse en otras facetas artísticas, como convertirse en actrices, intérpretes, músicos o escritoras... Y no son tomadas en serio, solamente por el hecho de haber sido (y ser) muy bellas. 


Es cierto que cuando KAREN ELSON debutó con The Ghost We Walk (2010) la influencia de su actual ex marido, Jack White se palpaba en cada uno de sus cortes y muchos la vieron como una intrusa. Pero en el presente, en este nuevo trabajo titulado DOUBLE ROSE, se puede decir que ha huido de esas influencias todo lo que ha podido. Para ser ella, de verdad. Y, sinceramente, ha ganado muchísimo con el cambio y la producción musical de Jonathan Wilson, figura habitual en los álbumes de Father John Misty, que también colabora en este disco y del que ha heredado todas esas florituras orquestales que potencian la bellísima voz de Karen Elson. Otra colaboración importante es la de Laura Marling. Y si el nombre de Marling aparece en un disco, es toda una garantía de calidad y confianza.
El resultado es un álbum bastante hermoso y debería bastar para que los prejuicios que se puedan tener, desaparezcan. Y que esa mochila tan pesada de la que hablábamos al principio, termine en el fondo del océano.
Nosotros creemos que con DOUBLE ROSE, ha llegado el momento de reconocerle a KAREN ELSON ciertos méritos que no se le han reconocido antes. Elson por fin ha encontrado su identidad musical y estamos ante el verdadero principio de una carrera más que prometedora.


viernes, 21 de abril de 2017

LA REINVENCIÓN DE IMELDA MAY.



“La vida cambió. Amo los álbumes que hice en el pasado. Eran coherentes mostrando la persona que yo era. Pero eso es el pasado… Ahora soy así”
IMELDA MAY

Ella no lo ha podido explicar mejor con esas tres frases. IMELDA MAY cerró una brillante etapa que la convirtió en todo un referente del Rockabilly con Tribal (2014) y ahora empieza una nueva vida musical con LIFE.LOVE.FLESH.BLOOD, un álbum en el que explora géneros como blues, soul, gospel, folk, rock con el material más auténtico y personal de su carrera.
Los amantes del Rockabilly deben estar dándose cabezazos contra las paredes y les costará aceptar este cambio, si es que son capaces de asimilarlo algún día. Pero seamos honestos, en Tribal (2014) ya se atisbaba cierto desgaste y a una Imelda May muy encorsetada y atrapada, deseando probar nuevos registros. Seguir por ese camino hubiese sido repetirse, hacer discos mediocres -Porque no todos iban a ser tan buenos como los dos primeros- o terminar versionando los clásicos del género. Y el talento de esta mujer está muy por encima de cualquier limitación impuesta por la pureza del Rockabilly.



Uno de los motivos que suponemos que ha facilitado esta evolución y apertura hacia otros registros, ha sido su ruptura amorosa y profesional con el guitarrista y compositor Darrel Higham, su marido durante trece años y una pieza clave en la carrera de May, de la que ella ya habla en pasado.
En LIFE.LOVE.FLESH.BLOOD, a priori, Imelda May ni siquiera parece estar en su zona de confort. Ya no está protegida por su banda o su marido. Se muestra ante el mundo sola y fuerte, a la vez que vulnerable, con una colección de canciones compuestas por ella misma que alcanzan altas cotas de intimismo y reflejan quien es Imelda May realmente. A eso, tenemos que sumar que ha tenido la suerte de contar con la producción de T Bone Burnett que ha hecho verdaderas maravillas en otras ocasiones para artistas como Rhiannon Giddens y esta vez vuelve a acertar de pleno consiguiendo mostrarnos a una Imelda May fascinante, todo un ser de luz. Colaboran también nada menos que Jeff Beck y el virtuoso del piano Jools Holland.



El veredicto para este blog, que os recuerdo que se llama EXQUISITECES, es que estamos ante el mejor álbum de la carrera de Imelda May. No pretendemos con esto desdeñar sus magníficos primeros trabajos de su época Rockabilly que poseían una frescura y exotismo que quizás haya perdido. Pero es que se trata de una colección de canciones excelentes de producción impecable, nuevos registros vocales que no le conocíamos y que nos encantan. Además de una sensibilidad que traspasa cada uno de los cortes. Un must en toda regla que recomendamos encarecidamente desde aquí.
El cd está disponible en dos ediciones. Nosotros recomendamos la edición Deluxe que añade cuatro cortes inéditos a la edición convencional. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...