NUESTROS CÓMPLICES:

miércoles, 18 de octubre de 2017

¿CONOCES A WILDWOOD KIN?


WILDWOOD KIN es un trío británico formado por las hermanas Beth y Emmillie Key y la prima de ambas Meghann Loney, que después de curtirse en las tablas de mil festivales, haber grabado algún Ep e incluso haber conseguido nominaciones para los premios folk de la emisora BBC Radio 2, este año han dado el salto y por fin han publicado el largo TURNING TIDES
Somos el primer blog en castellano que habla de estas chicas que por no tener, no tienen ni ficha en Wikipedia. Unas completas desconocidas fuera del Reino Unido.
Aunque muchos las han comparado con nuestras queridas Haim es cierto que maman de las mismas influencias, como los omnipresentes Fleetwood Mac. Pero creemos que solamente se parecen en que son tres chicas con parentesco familiar entre ellas. Porque Wildwood Kin ha enfocado su carrera hacia el Folk y Haim son mucho más versátiles. 
Esas guitarras de Warrior Daughter suenan muy a lo Mumford & Son otra de las influencias confesas de estas chicas, junto a Bob Dylan.


A nosotros nos han recordado a muchos otras bandas de chicas como Wilson Phillips o incluso a Clannad en los temas más folkies a pesar de que Clannad eran irlandeses y Wildwood Kin son de Exeter (UK).
Sobre lo que han dicho los críticos de este disco, nos tememos que ha pasado un tanto inadvertido para los medios importantes. Ya dijimos que es un trío y un trabajo completamente desconocido. Nosotros lo puntuaríamos con tres estrellas y media sobre cinco, que no está nada mal. Le falta media estrella para las cuatro, porque posee algunos lugares comunes ya transitados por otras bandas similares y en su conjunto nos resulta poco novedoso.
Quizás no sea un disco para figurar entre los primeros puestos de los mejores del año pero no siempre vamos a hablar de álbumes merecedores de esa posición. También hay álbumes pequeñitos que nos gusta mostrar a nuestro público por el simple hecho de que si no hablamos nosotros de esos álbumes, nadie lo va a hacer y son trabajos bastante dignos que tampoco merecen ser condenados al ostracismo gratuitamente.




lunes, 16 de octubre de 2017

BECK REINA TAMBIÉN EN EL SIGLO XXI.



Después de adelantos tan interesantes como los vídeos que hemos colgado de Dear Life y Up All Night y otras canciones como Wow o Colors que también están disponibles en Youtube, teníamos muchas ganas de que COLORS, el nuevo trabajo de BECK cayera en nuestras manos.
Pocos pueden presumir de tener una carrera tan sumamente ecléctica porque siempre hemos dicho que ningún álbum de Beck suele parecerse a otro, excepto la dicotomía intencionada Sea Of Change (2002) - Morning Phase (2014) que nos traía justo al Beck que más nos gusta.
¿Dónde encuadraríamos COLORS en su discografía?
COLORS es un álbum que reivindica viejos sonidos de los ochenta mezclados con algo de psicodelia, aunque algunos usan la etiqueta de pop experimental para definirlo, con toda la carga negativa de la palabra "experimental". Nosotros no estamos nada de acuerdo. O en tal caso, liberaríamos esa carga negativa. Porque los cortes de este disco no solamente son bastante audibles. Te atrapan desde la primera escucha, se te quedan pegados a la piel e incluso te hacen recordar a Bowie en momentos muy puntuales.



COLORS probablemente sea el álbum más alegre y luminoso de BECK con permiso de otros álbumes como Midnite Vultures (1999) o Guero (2005) que también destacan por ser álbumes coloristas. Los críticos han puntuado este trabajo con una media de cuatro estrellas sobre cinco y, sinceramente, lo entendemos. Porque si BECK tiene algo bueno es que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin renunciar a ser él mismo y es absolutamente genial que un músico que publica su álbum decimotercero consiga el sonido de COLORS, que es un álbum capaz de mantener al público que ya tiene y conquistar a otro público unos veinte años más joven. Hoy día esa es la clave del éxito: la regeneración de tus seguidores y BECK lo consigue una vez más.
Se ha dicho también que BECK ha sido el niño mimado de la crítica todos estos años porque sus discos siempre han sido calificados entre la genialidad y la excelencia. Algunos de nuestros lectores nos lo echaron en cara cuando proclamamos que Morning Phase era el mejor álbum del 2014, y nos sugirieron que las críticas a ese y otros álbumes de su discografía estaban un tanto hinchadas. Porque no consideraban que BECK fuera ni la mitad de bueno de lo que se ha dicho. Nosotros estamos totalmente en desacuerdo y hablamos desde nuestro propio criterio a la hora de puntuar discos. BECK podría salir perdiendo la mayoría de las veces si sus discos no estuvieran a la altura de las (enormes) expectativas que genera. No sabemos cómo lo hace. Pero siempre alcanza esas expectativas o las supera. Y nuestras críticas positivas son la consecuencia de ese hecho.





viernes, 13 de octubre de 2017

LA COMPLICIDAD DE COURTNEY BARNETT & KURT VILE.



Hace un mes que conocimos Over Everything,  el adelanto de LOTA SEA LICE de COURTNEY BARNETT y KURT VILE y estábamos deseando de que saliese el álbum para escuchar mucho más porque nuestro último recuerdo de las carreras de ambos por separado fueron dos discos importantes en el 2015, aclamados por la crítica indie que nosotros recogimos AQUÍ y AQUÍ.
La primera decepción es que el dúo se suma a la nueva moda de los discos de nueve cortes. No diez, ni once... ¡Nueve! Lo que quiere decir que tendréis que escucharlo en bucle unas cuantas veces para no tener la sensación de que termina justo en lo mejor y que os habéis quedado a medias.
A nosotros los discos de colaboraciones que más nos gustan son aquellos en los que existe una distancia diametral entre sus componentes y aún así, saben encontrar un punto en común y darnos una lección de buena música a todos.
En este caso, Barnett y Vile están hechos el uno para el otro. Los dos hablan exactamente el mismo lenguaje y no existe ninguna sorpresa en el resultado, no nos dan ninguna master class, ni tampoco lo pretenden. Algo que sí ocurría con otros discos de colaboraciones del año pasado -Love Letter To Fire de Bean/Hoop o Case/Lang/Veirs por citar un par de ejemplos muy celebrados en este blog- Con esto, tampoco queremos desmerecer este trabajo que posee una frescura innata, derivada de la gran complicidad de sus dos autores.




Y la gran pregunta que se suele hacer cuando se está ante un disco de colaboraciones es... ¿Quien de los dos artistas se ha llevado el disco a su terreno? -y en algunas ocasiones hasta "el gato al agua"-
Y en este caso, la respuesta es: Courtney Barnett. Este disco es mucho más Barnett que Vile aunque lo firmen los dos. Para Kurt Vile este trabajo es un paréntesis en su carrera. En cambió si que guarda cierta continuidad con el disco debut de Courtney Barnett.
A nosotros este trabajo nos ha dejado un poco fríos, no es que nos parezca un disco malo, que por supuesto no lo es. Es bastante bueno. Pero nuestras expectativas estaban muy altas tratándose de ellos y esperábamos mucho más. Error nuestro, porque como decíamos anteriormente, se nota que se lo están pasando muy bien tocando y componiendo juntos sin ningunas aspiraciones a crear el discazo del año o a tomarse demasiado en serio a ellos mismos.
En diciembre desvelaremos si nos ha acabado encantando con sucesivas escuchas y si lo tendremos en cuenta para nuestra lista de lo mejor del 2017.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...